Comida entre semana

Tratamos de coincidir para comer, la única que no pudo fue LIBER, como cada día, tuvo que entrenar y la travesía no le viene bien , por tiempo y distancia, así que nos reunimos la MAMA , el HIJO y yo. Acordamos que la MAMA pasaría por el HIJO y después por mi, había que escoger un lugar cerca de la zona, no debíamos ir muy lejos por los trabajos que continuaban para los tres después de comer, recordé un lugar ROMERITA 28, muy acogedor, esta ubicado justo en la entrada en un hotel boutique, ofertan una comida corrida o menú de día, muy pompi diría Ale: Carpaccio  de remolacha, las hojas finas y a  la temperatura que debes ser, el pan parece hecho en casa, muy poroso pero de buen sabor, agua de sandia, lasagña de buen tamaño y de postre, un pan de poca zanahoria, raciones bien servidas. Dialogamos igual de rico que la comida, temas varios, la mujer de al lado nos observaba mucho, sentía como su mirada se clavaba en cada uno de nosotros por ratos, nos ponía mas atención a nosotros que la fulano con el que compartía, hablábamos del mesero, que si era mayita, del trabajo, del box, algo de política salio por ahí, en fin, son de esos momentos, quizás insignificantes, pequeños y pasajeros que al saborearlos desde otro angulo se vuelven tan grandes y profundos que le dan sentido a muchos sentimientos y maneras de ser de cada uno de nosotros, nomas hay que analizarlos con sabor, como la comida.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s