Poemas de Jaime Sabines

https://www.poemas-del-alma.com

Te quiero a las diez de la mañana

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

Anuncios

Amigo de mi alma,

No sabes cómo agradezco el que me hayas llamado para contarme tu estúpida pena, digo estúpida porque deriva de una estupidez de un momento estúpido de un güey estúpido por el alcohol y pues por eso lo digo así, ok?. Realmente te siento o te escucho conmovido y algo triste, pero como dicen por ahí: “a ver si con esto escarmienta este pendejo” o “hasta que no pase un desgracia se va a estar en paz” y lamentablemente tienen razón, mucha sino un chingo de razón para pensar así, tu y yo lo pensaríamos, ¿qué dirías de un pendejo que hace lo mismo viéndolo desde una perspectiva sobria? Entonces no podemos culparles, a quienes sean por pensar así de nosotros, pero tampoco deben abusar de su posición de acusadores  porque de algún modo todos forman parte de eso y en algún momento se pueden salpicar, así que no deben ni debemos estigmatizar a nadie de los nuestros cuando la pendejez en cualquier modalidad los embarga, ni debemos caer en la hipocresía excesiva de nuestro arrepentimiento auto-sometiéndonos al exilio o a trabajos forzados que lejos de ayudarnos nos llevan más al abismo de nuestra frustración  y hacen mas fuertes los momentos depresivos de la existencia, de nuestro día a día y esto, hermano mío, es más peligroso porque nos puede ir matando poco a poco, sin que los demás se den cuenta o si quiera lo sospechen y lo peor: que no puedan hacer nada. Así que deja de atormentarte con lo que pudo haber pasado si hubieras hecho esto o aquello para bien o para mal, a trabajar en uno mismo y tratar de NO cagarla más, debemos entender que todo tiene un límite y jugar tanto a rebasarlo nos seguirá llevando a malos momentos, heridas profundas, traumas irreparables y hasta catástrofes irreversibles. Si el asistir a las sesiones de AAA te reconforta de alguna manera o te da cierta sensación de alivio, pues seguí!!!! Pero si no hay nada de esto o de plano te da pa’bajo, pará!  e intenta otra patraña externa y colectiva para que todos vean y se den cuenta que lo estas intentando como los grandes y tu raiting vuelva a subir y te vuelvas a sentir dueño de la situación y la vuelvas a cagar y seguir así hasta que tengas 83 años… o simplemente sé tú mismo e intenta controlarte así como quisieras que se controlaran tus hijos ante una situación similar, así como controlas tus deudas y tu exbox, pero Compadre, Hermano, Amigo, Lalo: no te flageles mas y dale vuelta a la pagina, eres puro corazón, eres Grande y Poderoso estas rodeado de AMOR, tienes una familia grandiosa, has creado mucho en esta vida así que no te lamentes de nada y sigue adelante pero no sufras más que lo fuerte apenas empieza, viene otra etapa difícil que seguro ya estas lidiando, y es el temperamento de tus hijos que se van convirtiendo en individuos y que ni tu ni nadie podrá contener y ahí sí, te vas a dar de palos porque vas a pagar todas y cada una de tus pendejadas.

Te quiero siempre mucho y deseo con todo mi corazón que encuentres la fórmula para no cagarla más.

 

Con el cariño de siempre.

…………..

 

Sigamos intentando tocar el cielo,

                          acariciar las pieles,

No paremos de jugar a ser los buenos

                          y perdamos siendo los malvados que se redimen,

Blasfememos ante el arrepentimiento que intenta aprisionarnos

                         y burlemos una y otra vez la ley,

De quien si no la nuestra?

 

………………..

 

Tus hijos

los míos,

los que engendraste son ellos mismos

serán, quien sabe que serán!.

Tus hijos

los míos

los de ellas que intentan tener sus propias vidas,

su dolor tendrán y sus sueños perseguirán

 

Y, ¿nosotros?

Qué sus sueños no tendrían que ser los mismos que los nuestros?

 

Tus hijos

los míos

que ni son tuyos ni son míos son de la vida y

la vida es de ellos.

 

@

Amigo

Mismisimo,

Apenas cumples cuatro décadas y media!!! apenas vas a la mitad de la trayectoria.

Te recuerdo con un cariño tan entrañable como la infancia que vivimos, como la juventud que nos unió y nos separo cuando cada quien agarro su propio camino y comenzó a forjar su porvenir. Henos aquí en un mundo tan grande, hermoso y lleno de tantas cosas que aun quedan por hacer. 

Hombre,  saberte y recordarte como parte de lo que ha sido mi vida es como suspirar y cerrar los ojos intentando atrapar aquellos momentos de mocosos que tan feliz viví y que jamas se borraran ni de mi alma ni de mi mente. Correr por el parque unos en bici otros en patines, caernos y reír y levantarnos y seguir… Partir y compartir un pastel de aquellos que solo tu Gran Madre nos preparaba… jugar detrás de los tanques de gas tratando de rescatar en el espacio sideral a nuestra doncella amada…. Salir corriendo despavoridos de la casa abandonada después de asomar la cabeza y ver nada… Girar un botella esperando que la que teníamos a la espalda volteara del mismo lado para plantarle un ingenuo beso o recibir una bofetada salvaje… Y llorar…y reír… y querer seguir en ese estado tan feliz!!!!

Que la gran vida siga!!!

que tu gran familia este unida y bella como siempre!!!

que seas el feliz de siempre y cada vez mas viejo y cada vez mas joven!!!

Seguramente nos veremos, no se si pronto,  pero si seguro cuando estén por cumplirse las las 5 décadas. 

Mis mejores pensamientos, deseos y recuerdos Gran Amigo, los dirijo al firmamento para que sigas cumpliendo con lo que te corresponde y teniendo lo que es para ti: FELICIDAD. 

 Con cariño y agradecimiento por esos momentos.

 

Elecciones

Comparto este articulo, que, como la mayoria de los articulos de Velasco, para analizar:

Tal vez lo más temible del fanático sea su nulo miedo a equivocarse. Brenda Calloway, oriunda de Alabama y entusiasta ferviente del pintoresco juez Roy Moore, lo explica con los ojos entornados: “Cuando se está en el lado correcto, nunca se es demasiado radical”.

Valdría preguntarse cuántos congéneres responderían con una negativa a la pregunta: “¿Se halla usted en el lado correcto?”. Algunos, demasiados tal vez, no solamente así lo consideran sino que la pregunta les indigna y despierta al cruzado que llevan dentro. Pues sus creencias son, amén de firmes, cien por ciento garantes de razón. Defenderlas, por tanto —no importa hasta qué extremo, según sentencia la señora Calloway—, equivale a blindarse contra el error. ¿Quién, que fuera infalible, debería siquiera discutir al respecto?

No hace falta ser un ministro religioso para entender la clase de consuelo que ofrecen las certezas redondas y perfectas, especialmente si éstas atañen a la vida ultraterrena. La idea de vivir más allá de la muerte es sin duda atractiva para todos, pero al menos en este valle de lágrimas tengo el mismo derecho a abrazarla que a darle la espalda. Por otra parte, no es una sola idea, sino infinidad de ellas de por sí divergentes y a menudo expansivas. ¿Cuántos creyentes responderían que no a la pregunta idiota: “¿Profesa usted la religión verdadera?”.

Las creencias son tales porque objetivamente no pueden ser probadas, si bien muchos creyentes hallan sus propias pruebas y les dan la estatura de pequeños milagros. Casi ninguno estamos libres de eso, aun quienes nos jactamos de catolaicos guardamos convicciones abstractas y recónditas que tampoco podríamos probar. Satanás, por ejemplo, me da un poco de risa, pero si algún vecino chocarrero se propone asustarme sistemáticamente a fuerza de plantarme vestigios demoniacos, lo probable es que acabe yo rezando.
Alborotar demonios suele ser un quehacer en tal modo rentable que no hay cómo contar a quienes viven de él. Entiende uno que los predicadores necesiten de algunas alegorías para representar al bien y el mal, que hablen de rescatar a las almas perdidas y apelen a la vida ultraterrena por confortar a justos y pecadores, como no entendería que emplearan argumentos semejantes para dictaminar sobre temas científicos. Por más que sean millones los enfermos que aseguran haberse curado de milagro, nadie en su sano juicio reemplazaría médicos por frailes.

El principal problema del fanático es que no sólo se halla lejos de todo juicio sano, sino que está orgulloso de esa distancia y no encuentra excesivo incrementarla. ¿Cómo, si ya nos dijo que jamás se equivoca? El místico, decía Octavio Paz, “sólo dialoga  con Dios y consigo mismo”, y el fanático encuentra que de esa conchabanza celestial nace su indeclinable buena estrella. Si otros eligen solos su camino, y así tarde o temprano han de meter la pata, gente como la beata Brenda Calloway está segura de elegir junto a Dios. ¿Cómo entonces no va a ser infalible.

El mundo está plagado de infalibles. Se les ve igual ensalzando la pureza que degollando a quienes creen impuros. Nunca se ven bastante radicales y sospechan de quien lo sea menos. Confunden a propósito espíritu y materia, para tiranizar a golpe de chantaje actos y pensamientos, supuestos y opiniones, lo privado y lo público, la ciencia y la creencia, que en su cabeza son la misma cosa. No hay más César que Dios, ni más profeta que ellos, ni duda que no venga del demonio.

Manipular las creencias religiosas a través del poder terrenal, o tal vez en su búsqueda, supone un juego doblemente sucio, pues pervierte el poder y las creencias. Si de acuerdo a la ley resulta inaceptable que un religioso se inmiscuya en política, no menos aberrante es el empeño de los profesionales de la política por ejercer de guías espirituales. ¿Cómo es que quien trabaja para los ciudadanos, y al respecto nos debe cuentas claras, pretende trasladar esos pendientes al plano religioso, donde las evidencias son irrelevantes y toda certidumbre nace de la fe? ¿Qué pensaría el paciente si a media cirugía viera al doctor rezando, bisturí en mano?

Contra lo que pregonan los bienintencionados a ultranza, no todas las creencias son respetables, y todavía menos las irrespetuosas. Cada vez que un político se apoya en argumentos religiosos por ganarse el favor de sus escuchas, insulta por igual espiritualidad e inteligencia. Hace más de dos siglos que un puñado de beatos del racionalismo demostró que en la sangre de los reyes no había rastro visible de presencia divina, y hoy todavía pululan los ambiciosos prestos a confundir creencia y conveniencia, adepto y feligrés, discurso y homilía. Por eso el juez Roy Moore, promotor de los Diez Mandamientos, secreto libertino y nostálgico del esclavismo, nunca se pasará de radical: ya vimos que no sabe equivocarse.

Fuente: Pronostico de climax. Xavier Velasco Milenio.